En una ceremonia realizada en el Palacio de La Moneda, el Ministro del Interior y Seguridad Pública, Mario Fernández, representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), del Laboratorio de Gobierno y los alcaldes de las Municipalidades de Huechuraba, Lo Barnechea, Pudahuel, Coquimbo, Rancagua y Valparaíso, firmaron un convenio cuya finalidad es levantar y conocer las variables que inciden en la percepción de seguridad y testear soluciones que permitan abrir espacios a nuevas líneas de acción en políticas públicas en torno a la seguridad ciudadana.

Esto, bajo el contexto del Proyecto Percepción de Seguridad, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo, en el cual, durante 18 meses, trabajarán en conjunto a los vecinos de las seis comunas, las ya mencionadas instituciones.

La percepción de seguridad es un reto para los gobiernos, los cuales están sujetos a reaccionar a sus vaivenes, lo que dificulta la adopción de políticas preventivas y de largo plazo. Esto es un desafío para los ciudadanos, quienes día a día se ven enfrentados a tomar distintas decisiones basados en su propia percepción de lo que les parece seguro o no, lo cual afecta directamente su calidad de vida

“Uno de los desafíos más complejos para cualquier gobierno es la seguridad. Sabemos que la seguridad es una sensación y es por esto que necesitamos de múltiples miradas y un enfoque sistémico para abordar esta temática”, expresó el Ministro del Interior, Mario Fernández.

El proyecto, –que lleva siete meses de desarrollo–, es inédito para Latinoamérica y está buscando que sean los mismos ciudadanos quienes logren dar luces sobre la percepción de seguridad que existe en las regiones, en un proceso que ha sido llevado a cabo desde la perspectiva del aprendizaje colectivo. Han sido los propiosciudadanos, en alianza con sus autoridades locales, actores del BID, del Ministerio del Interior y con la guía metodológica del Laboratorio de Gobierno, quienes han aportado con sus ideas para mejorar la seguridad en sus comunidades.

“Todos tenemos algo que aportar. El trabajo que ha realizado el BID, junto con el Laboratorio de Gobierno y los vecinos de estas seis comunas generará un gran insumo que permitirá mejorar el trabajo del Gobierno en esta materia. Como Gobierno, estamos trabajando desde el territorio”, expresó el Subsecretario de Prevención del Delito, Óscar Carrasco.

En una serie de talleres realizados con las metodologías de la innovación durante estos siete meses y donde han participado 248 personas, entre ciudadanos, dirigentes sociales, autoridades, policías, empresas, expertos académicos y representantes de 112 instituciones públicas y privadas, se ha logrado llegar a un número total de 857 ideas levantadas, las cuales pasarán a un taller de priorización, en cual serán seleccionadas por diversos actores de la sociedad y el Gobierno, para prototipar y posteriormente probar en el mes de octubre, en un piloto en cada una de las seis comunas donde se lleva adelante el Proyecto Percepción de Seguridad.

“El empoderamiento de los actores locales es crítico y la importancia de trabajar junto a los mismos ciudadanos es fundamental. Sabemos que la seguridad tiene una dimensión local importante y que es en este nivel donde la inseguridad se vive y se siente y que esta percepción varía de una comunidad a otra. Es por esto la importancia de trabajar en conjunto con los gobiernos locales, las juntas de vecinos, las policías y el Gobierno, para generar ideas potentes que aporten al valor público. Estas seis comunas están apostando por trabajar innovando para lograr resultados distintos”, concretizó el director ejecutivo del Laboratorio de Gobierno, Juan Felipe López.

Los Alcaldes de Rancagua y Pudahuel, presentes en la firma del convenio, coincidieron en que la experiencia vivida en los talleres hace patente que el tema de la seguridad ciudadana es tarea de todos. “Esta metodología viene a darle sentido a una tarea que ya veníamos realizando. Cuando la comunidad se siente tomada en cuenta, se abren nuevos desafíos. Ojalá este proceso pueda abarcar a más comunas del país”, expresó Johnny Carrasco, edil de Pudahuel.

Este proyecto generará evidencia valiosa, tanto para el diseño de políticas públicas de seguridad en Chile, como en otros países de América Latina, y es además un ejemplo de innovación en el sector público chileno. En cada una de las seis comunas se implementará un piloto a partir de octubre, el cual provendrá de una de las ideas anteriormente levantadas por los propios ciudadanos.

Por su parte, Nathalie Alvarado, Coordinadora del Área de Seguridad Ciudadana y Justicia del BID, destacó que “la percepción de seguridad es un reto a la gobernanza. Muchas de las medidas que se toman pueden conducir a políticas reactivas, de mano dura, y la evidencia nos ha demostrado que no son efectivas a largo plazo. El control de los delitos pasa por un mejor entendimiento, y esta iniciativa es un paso importante para construir un nuevo futuro sin miedos”.

Carolyn Robert, la representante del BID en Chile señaló al finalizar que “para nosotros en el BID es un placer participar de esta experiencia piloto. Para el BID, el tema seguridad es fundamental para el desarrollo en todos los países, y para los ciudadanos, es el tema que más los preocupa”.