“Debemos ir un paso más allá de la modernización y promover un Estado innovador para las personas”. Este ha sido el mandato presidencial del Laboratorio de Gobierno, el cual busca crear una cultura de innovación al interior de las instituciones públicas, con el fin de  que el sector público pueda entregar mejores servicios, con y desde las personas.

 
Desde el Laboratorio de Gobierno, hemos logrado instalar una institucionalidad transversal e interministerial, en la cual convergen representantes de 5 Ministerios (Economía, Segpres, Hacienda, Interior y Desarrollo Social); dos servicios del Estado (Corfo y el Servicio Civil), representantes de la sociedad civil y la academia. Este esfuerzo colaborativo, que se funda en la tradición modernizadora del Estado chileno, ha sido central en nuestro trabajo.
 
Junto a un equipo multidisciplinario, hemos trabajado animados por cinco principios transversales: re-valorizar el foco en las personas; la co-creación de servicios públicos; la colaboración entre distintos actores, la convergencia de múltiples miradas y un enfoque experimental que permita probar rápidamente las mejores soluciones para los problemas que día a día enfrentan las personas.
 
Puesto que estamos convencidos de que la innovación en el sector público no es patrimonio exclusivo de los funcionarios del Estado, nuestra estrategia tiene tres focos centrales:

los ciudadanoslos trabajadores del Estado y diversos actores que se desempeñan fuera del Estado.
 
Es en ese sentido, nuestros ejes –desde donde se desprenden nuestras tres líneas de acción-son: diseñar y desarrollar de mejor manera los servicios públicos que el gobierno entrega a la ciudadanía, crear capacidades innovadoras en los funcionarios del Estado chileno y abrir el Estado al talento del sector privado para que las problemáticas públicas puedan ser resueltas por las mejores soluciones.

Después de un año de trabajo estamos muy satisfechos al ver los primeros resultados de este esfuerzo, donde muchísimos actores -públicos y privados- han colaborado activamente. En ese proceso, hemos querido aprender tanto de las instituciones como de las personas. Es así como actualmente estamos trabajando junto a la OCDE en el Estudio Línea de Base  de Capacidades para Innovar en el Sector Público. Este es el primer estudio que se realiza en algún país miembro de la OCDE; en ese sentido, Chile será el país donde autoridades y funcionarios de todo el mundo podrán identificar cómo potenciar el mandato de un Estado más innovador. Junto a la OCDE estamos desarrollando un modelo y marco de acción que permita estructurar nuestra agenda de capacidades para innovar. De esa forma, estamos conscientes que junto con generar capacidades, debemos motivar y generar oportunidades institucionales para los funcionarios del Estado. Es así como también estamos trabajando junto al Servicio Civil en el Premio Funciona!, que reconoce a equipos innovadores  que dentro del Estado han logrado innovar, generando algún impacto significativo para las personas.  En esa misma dirección, a su vez co-creamos junto a más de 300 funcionarios el programa de capacidades para innovar Experimenta un Estado Innovador, que busca conectar desafíos institucionales con lógicas de innovaciones, para así crear más valor público.
 
En este esfuerzo de aprendizaje, organizamos junto a más de 16 instituciones y laboratorios de innovación de Chile y el mundo el encuentro Estado Futuro,  una conferencia de innovación pública donde asistieron más de 400 personas. En el evento, autoridades,  funcionarios públicos y gente vinculada a la innovación en el mundo privado, pudieron conocer las mejores prácticas, acceder la experiencia de otros países y compartir el conocimiento que el Estado chileno ha desarrollado sistemáticamente en estos temas.
 
En paralelo, hemos estado trabajando con más de 7 instituciones del Estado, desarrollando proyectos con metodologías del diseño centrado en las personas. Un caso concreto es el Proyecto Cuentas Claras de Electricidad, llevado a cabo por el Ministerio de Energía, SEC, SERNAC y el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo. A partir de este proyecto, las cuentas de electricidad serán más claras y transparentes para los ciudadanos, gracias a un inédito esfuerzo de co-creación con diversos actores, donde participaron funcionarios, las empresas eléctricas y ciudadanos de distintas regiones de Chile. El resultado de este proceso será el reemplazo de las actuales cuentas de electricidad por cuentas con un formato más amigable y con un lenguaje más cercano, las cuales llegarán a todos los hogares de Chile a partir de diciembre.
 
Finalmente, hemos abierto el Estado al talento del sector privado. En ese contexto, lanzamos junto al Ministerio de Salud, el Municipio de Recoleta y cerca de 10 aliados el Impacta Salud, la primera convocatoria de innovación abierta para resolver un desafío de la salud primaria: cómo acercar la salud a las personas. Recibimos 208 soluciones, y después de un proceso de incubación de las mejores propuestas, hoy cuatro se están implementando en Recoleta.

 
En su segunda versión, hace algunos días lanzamos junto al Ministerio de Energía y a más de 15 instituciones aliadas, el Impacta Energía, que invita a diversos actores a proponer soluciones para dos desafíos concretos de la agenda del Ministerio de Energía. Todo esto en un esfuerzo que se enmarca en la idea de ciudadanizar la agenda energética.
Por último, desarrollamos junto a diversas instituciones públicas y privadas la primera convocatoria de proyectos AULAB, que buscó que estudiantes y profesores de Instituciones de Educación superior ayuden al Estado a resolver tres desafíos asociados a los desastres naturales. Esta primera convocatoria co-organizada junto al Ministerio del Interior y la ONEMI recibió 145 proyectos, representando a 12 regiones del país, y logró movilizar a más de 600 personas. Hoy en día el primer concurso AULABya tiene tres ganadores, los cuales hoy están desarrollando sus pilotos junto a ONEMI.

Hemos avanzado bastante gracias a que han participado muchísimas personas. Esta tarea recién está comenzando. Convencidos de que la innovación en el Estado es responsabilidad de la sociedad en su conjunto es que queremos agradecerles el vínculo que hemos creado, el cual esperamos mantener y fortalecer en el tiempo.

— Juan Felipe López, Director Ejecutivo del Laboratorio de Gobierno