Innovación Pública al servicio de las personas

¿Qué es el Laboratorio de Gobierno?

Buscamos mejorar los servicios que entregan las instituciones públicas a la ciudadanía, acompañando a servidores públicos e instituciones en sus procesos de innovación centrados en las personas, promoviendo que estas prácticas se hagan sostenibles en el Estado y movilizando al ecosistema para co-crear valor público en las problemáticas prioritarias para el país.

El Laboratorio de Gobierno busca articular una nueva relación entre el Estado y las personas a través de:

  • Un servicio de Consultoría Ágil y flexible que permite co-construir soluciones –testeadas y validadas– para un problema público, gracias al trabajo conjunto de los equipos de un servicio específico y el Laboratorio de Gobierno.

  • La Red de Innovadores Públicos, un movimiento de funcionarios públicos, organizaciones de la sociedad civil, miembros de la academia y estudiantes, entre otros, que contribuye a la articulación de todos y todas quienes comparten el objetivo de  mejorar los servicios que el Estado entrega a las personas.

¿Por qué existe un Laboratorio de Gobierno?

Los principios de la innovación pública

Son cinco los principios que guían el diseño, la gestión e implementación de la propuesta de valor del Laboratorio:

Foco en las personas

Siguiendo la perspectiva de la innovación desde el diseño, el Laboratorio propone un cambio de orientación desde un enfoque centrado en las “cosas” a uno centrado en las personas, a quienes sitúa al centro de las preocupaciones para entender sus necesidades, activos, motivaciones y capacidades para ser agentes del proceso de innovación.

Co-creación

Como complemento al enfoque en las personas, la co-creación es la manera en la que el Laboratorio entiende la colaboración activa entre los diversos actores. Consiste en abrir espacios, entregar herramientas y motivar a los múltiples actores para co-descubrir, co-definir, co-idear y co-implementar innovaciones que tengan impacto.

Enfoque sistémico

Integrar múltiples perspectivas a través de una mirada holística a los problemas y las soluciones. La coordinación inter y transectorial, y la utilización del pensamiento sistémico permiten que el Laboratorio rompa los silos disciplinares y de gestión para gobernar la complejidad.

Experimentación

Es la forma que el Laboratorio usa para desarrollar soluciones y procesos de aprendizaje. Al prototipar con un enfoque de “aprender haciendo” se construye conocimiento práctico que informa, mejora y hace factibles las soluciones, lo que permite descartar las malas ideas y potenciar las buenas.

Foco en la experiencia

El Laboratorio propone nuevas formas de entender y comunicar, basadas en historias y en el pensamiento visual. Asimismo, provee una experiencia de innovación a partir de un espacio, identidad y materialidad que ayudan a que la innovación pública sea una experiencia formativa y de cambio cultural.

Lo último del Lab

El Lab en números

Experiencias de innovación

Conoce Cómo Estoy: comunicados reaccionamos mejor

Conoce Cómo Estoy, proyecto participante de la iniciativa AULAB Desastres Naturales del año 2015, propuso la creación de un sistema comunicacional inmune a los problemas de conectividad generados durante una emergencia.

Seguir leyendo

Levanta tu Casa: construyendo viviendas y barrios en emergencia

Levanta tu Casa, proyecto ganador de la iniciativa AULAB Desastres Naturales del año 2015, rediseñó la forma en que se construyen las viviendas de emergencias, utilizando materiales de fácil obtención y ensamblaje.

Seguir leyendo

Cuentas de la luz claras, simples y transparentes

Proyecto realizado el año 2016 en conjunto con SEC y SERNAC en donde una nueva cuenta de luz clara, simple y transparente fue co creada con ciudadanos a lo largo del país.

Seguir leyendo

QUEMPIN: eficiencia y sustentabilidad para las panaderías chilenas

El proyecto Quempin, ganador de Impacta Energía 2016, reformuló los quemadores usados en los hornos tradicionales de las panaderías para distribuir de forma más eficiente el calor durante la cocción del pan. Además, es una solución económica y sustentable, pero que no altera el sabor del alimento preferido por los chilenos.

Seguir leyendo